Nunca te olvides de lo obvio